HM cabecera.png

La cacería de brujas era la búsqueda y el castigo muggle de personas sospechosas de ser brujas o de practicar la brujería.[1]

Historia

El período de la cacería de brujas en Europa y la América del Norte colonial se extendió aproximadamente desde el siglo XIV[2] hasta el siglo XVIII.[1] Los objetivos de estas cacerías pueden haber sido mágicos o no. Los declarados culpables de brujería eran normalmente condenados a muerte, a menudo quemados vivos en la hoguera.[1][2] Sin embargo, la efectividad de las quemaduras que involucraban brujas y magos reales era cuestionable, ya que muchos, como Wendelin la rara, pudieron escapar de la muerte utilizando el encantamiento congelador de llamas.[2]

A medida que la cacería de brujas se hacía cada vez más feroz, las familias mágicas británicas comenzaron a vivir una doble vida, usando hechizos de ocultación para protegerse a sí mismas y a sus familias. En el siglo XVII, cualquier brujo o mago que optara por fraternizar con muggles se volvía sospechoso, incluso un paria en su propia comunidad. Tras la firma del Estatuto Internacional del Secreto en 1689, los magos se escondieron para siempre. Quizás era natural que formaran sus propias pequeñas comunidades dentro de una comunidad. Muchos pequeños pueblos y aldeas atrajeron a varias familias mágicas, que se unieron en busca de apoyo y protección mutuos.[3]

Los juicios de brujas de Salem, que ocurrieron en el Massachusetts colonial en 1692 y 1693, fueron un evento traumático importante en la historia del mundo mágico.[1]

En 1790, una bruja norteamericana llamada Dorcus Twelvetrees confió información secreta a Bartholomew Barebone, un descendiente de rastreadores No-Maj. Ella le contó no solo sobre la existencia de MACUSA y la Confederación Internacional de Magos, sino también sobre la ubicación de la Escuela Ilvermorny. Barebone robó su varita y la mostró a la prensa, pidiendo a los No-Maj la persecución de la gente mágica. Debido a sus acciones, la presidenta Emily Rappaport de MACUSA instauró la Ley de Rappaport, que segregaba por completo a las brujas y magos de los No-Majs, y siguió siendo la ley del país hasta que se derogó en 1965.[1]

La cacería de brujas aparentemente continuó al menos hasta el siglo XX en algunas regiones. En 1926, Newt Scamander se encontró con una joven en Sudán cuyos poderes mágicos fueron descubiertos por los muggles, lo que la llevó a la cárcel.[4][5]

Durante el año escolar 1988-1989 en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, el profesor Cuthbert Binns enseñó la lección de la cacería de brujas, específicamente los que ocurrieron en el siglo XIV, a sus alumnos de quinto año como parte del plan de estudios de Historia de la Magia.[6]

Detrás de las escenas

  • La cacería de brujas es un fenómeno real en todo el mundo. Fueron más prominentes en Europa y América del Norte durante el Período Moderno Temprano, correspondiendo aproximadamente a las fechas dadas en Pottermore, pero todavía se practican en lugares donde todavía se cree en las brujas.

Apariciones

Notas y referencias


*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.