Harry Potter Wiki
Advertisement
Harry Potter Wiki
«Y pronunciar las palabras mágicas correctamente es muy importante también, no os olvidéis nunca del mago Baruffio, que dijo «ese» en lugar de «efe» y se encontró tirado en el suelo con un búfalo en el pecho.»
—La importancia de pronunciar los conjuros correctamente según Filius Flitwick.[fuente]

Un conjuro, a veces también nombrado como encantamiento, es la palabra o palabras mágicas dichas para lanzar un hechizo.

Descripción

Los hechizos pueden ser lanzados sin decir el conjuro en voz alta por un mago o bruja habilidoso, pero el conjuro necesita estar presente en la mente de quien lo lanza. Muchos conjuros conocidos derivan del idioma latín, pero existen unos pocos que provienen del inglés. Se desconoce si los magos extranjeros pueden usar los mismos conjuros que las personas inglesas o si tienen conjuros en sus propios idiomas para los mismos hechizos, ya que no hay conjuros mencionados que sean usados exclusivamente por estudiantes de Beauxbatons y Durmstrang durante el Torneo de los Tres Magos o por algunos de los pocos magos extranjeros mencionados (como Igor Karkaroff).

El lanzamiento de hechizos usando un conjuro incorrecto puede generar fallos de variadas formas, tales como prender las cosas en fuego, un efecto no deseado, o absolutamente nada de nada. En ciertos casos, los efectos colaterales pueden ser severos, y el profesor Filius Flitwick urgió a sus estudiantes de primer año de Encantamientos a recordar el ejemplo del mago Baruffio, que dijo "s" en vez de "f" y conjuró un búfalo sobre su pecho.[1]

Un conjuro no funcionará sin el suficiente esfuerzo consciente, intención o destreza mágica del lanzador. Por ejemplo, Bartemius Crouch Jr., disfrazado de Alastor Moody, declaró respecto a la maldición asesina a sus estudiantes de cuarto año que podían "levantar todos sus varitas, apuntarme y decir las palabras, y dudo que entre todos consiguieran siquiera hacerme sangrar la nariz."[2] Similarmente, un muggle o un squib no serían capaces de realizar magia, no importa cuántos conjuros puedan gritar.[3]

Historia

Cuando presentaba su clase a sus estudiantes de primer año en 1991, Severus Snape declaró que "nadie agitará sus varitas ni hará encantamientos tontos" en su clase.[4] Sin embargo, esto seguramente tiene algo de exageración, ya que es necesario canalizar magia en cierto punto para poder realizar una poción.[5] En el caso de las pociones más complicadas, el uso de un hechizo puede ser necesario para la identificación de sus ingredientes, entre otras razones.[6]

Detrás de las escenas

Apariciones

Notas y referencias

Advertisement