FANDOM


«Con todo, mientras se elevaban cada vez más y Londres se extendía a sus pies como un gran mapa gris y verde, el chico sintió una abrumadora sensación de gratitud por haber logrado huir, cosa que a priori parecía imposible. Agachado sobre el cuello de la bestia, cuyas alas se agitaban como aspas de molino, Harry se aferraba con firmeza a las escamas de textura metálica, al mismo tiempo que el frío viento le aliviaba el dolor de las quemaduras y las ampollas.»
Harry Potter, Ron Weasley y Hermione Granger escapan sobre el dragón[fuente]

El dragón de Gringotts[1] (más específicamente parte de la especie Ironbelly ucraniano) se usó para proteger varias bóvedas de alta seguridad, incluida la bóveda de la familia Lestrange, en el banco Gringotts. Fue encontrado por Harry Potter y sus amigos cuando se infiltraron en el banco en 1998, (con el fin de obtener un horrocrux) aunque es probable que el dragón había estado cuidando las bóvedas por un largo tiempo antes de esto. Este dragón fue entrenado para sentir dolor cuando escuchara un sonido, cosa que a Hermione Granger pensó que era de bárbaros.

Biografía

Vida temprana

Se desconoce cuándo se colocó exactamente este dragón en particular para proteger las bóvedas que se le asignaron, pero se sabe que durante este tiempo se entrenó para temer al sonido de los cachivaches, ya que sentía dolor al escucharlo, lo que hace que se retire y permita los que usan los cachivaches acceder a las bóvedas. Esto se logró muy probablemente usando el proceso de condicionamiento clásico. El dragón estaba envejecido y medio ciego en la primavera de 1998.


Asalto a Gringotts (1998)

Artículo principal: Asalto a Gringotts (1998)
El dragón sale de Gringotts

El dragón de Gringotts

Como Harry Potter, Ron Weasley y Hermione Granger planeaban irrumpir en la bóveda de la familia Lestrange por unas semanas antes de tiempo, esperaban encontrar al dragón y usar a los cachivaches (con la ayuda del duende bajo la maldición Imperius Bogrod) para aturdirlo y poder así entrar en la bóveda.

Después de que el duende Griphook los abandonara, y fueran sacados de la bóveda en una avalancha de tesoros, Harry, Ron y Hermione saltaron a la parte de atrás de este dragón con desesperación para evitar a los guardias de seguridad del banco y a los duendes. Hermione cortó las cadenas del dragón y usó un hechizo para ayudar a que el dragón saliera del túnel y se dirigiera hacia la superficie. En un punto, rompió parte del riel de la mina, lo que provocó que un carro saliera volando matando a varios magos y duendes en el momento. Los otros dos se lanzaron, y el dragón se estrelló en el pasillo de Gringotts, salió al callejón Diagon y se fue.

Vida posterior

Hermione Granger: «¿Qué creéis que le pasará? ¿Sabrá valerse por sí mismo? »
Ron Weasley: «Me recuerdas a Hagrid. Es un dragón, Hermione, y es capaz de cuidar de sí mismo. Los que estamos en peligro somos nosotros.»
— Hermione y Ron discuten sobre el dragón después de haber saltado de su lomo.[fuente]
El trío se elevó en la parte posterior del dragón por un tiempo, pero finalmente saltó a un lago cuando el dragón bajó su altura de vuelo más cerca de la superficie del agua para tomar un trago. Aunque Hermione expresó preocupación por dejar al dragón en la naturaleza, Ron estaba seguro de que podría valerse por sí mismo sin dificultad. El dragón fue visto por última vez volando en la cordillera cercana. Se desconoce lo que le sucedió después.

Apariencia física

«En medio del pasillo había un gigantesco dragón que impedía el acceso a las cuatro o cinco cámaras de los niveles más profundos de la banca mágica. Tenía las escamas pálidas y resecas debido a su prolongado encarcelamiento bajo tierra, y sus ojos eran de un rosa lechoso. En las patas traseras llevaba unas gruesas argollas cogidas a unas cadenas sujetas, a su vez, a unos enormes ganchos clavados en el suelo rocoso. Las grandes alas con púas, dobladas y pegadas al cuerpo, habrían ocupado todo el espacio si las hubiera desplegado. Cuando giró la fea cabeza hacia ellos, rugió de tal forma que hizo temblar la roca, y luego abrió la boca y escupió una llamarada que los obligó a retroceder a toda prisa por el pasillo.»
—Descripción del dragón en 1998[fuente]
El dragón era una criatura inmensa, poderosa y salvaje con enormes alas puntiagudas y una cabeza fea con ojos de color rosa lechoso, parcialmente ciegos. Debido a que estuvo bajo tierra durante tanto tiempo, las escamas del dragón eran pálidas y escamosas, y mostraban las marcas de su tratamiento brutal por parte de los duendes: cicatrices en su rostro hechas por cortes viciosos en su rostro, supuso Harry, espadas calientes. Sin embargo, sus escamas fueron descritas para soportar la consistencia del acero. Antes de su escape, sus dos patas traseras tenían puños gruesos con cadenas que conducían a clavijas masivas clavadas en el suelo rocoso de las cámaras subterráneas. Se decía que el rugido del dragón hacía temblar la roca, y se sabía que respiraba chorros de llamas.

Como Ironbelly, tuvo algunas dificultades para escapar del banco y se tomó un tiempo para permanecer en vuelo en el aire después de haber sido liberado de su encarcelamiento allí.

Detrás de las escenas

Apariciones

Notas y referencias

  1. Cabe resaltar que en la fuente original, Pottermore, el artículo referente a esta criatura se llamaba Gringott's Dragon (el dragón de Gringott) lo que dió dos posibles interpretaciones: la primera (y la que se optó en la versión inglesa de este artículo) es que la página de pottermore presentaba un título erróneo, siendo el correcto Gringotts' Dragon (el dragón del banco Gringotts); la segunda interpretación sería que el dragón le pertenecía al fundador de banco, Gringott. Sin embargo, debido a que no se tiene certeza de la longevidad de los dragones, se presume que solo fue un error debido a que la página en Pottermore fue borrada


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.