FANDOM


HPCC cabecera
«Un nuevo retrato se había añadido a los anteriores directores y directoras de HogwartsDumbledore dormía apaciblemente en un lienzo con marco de oro, colgado de la pared que había detrás de la mesa, con las gafas de media luna sobre la torcida nariz.»
—Descripción.[fuente]

El retrato de Albus Dumbledore es una pintura encantada de Albus Dumbledore, que está colgada en la pared del despacho del Director, en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería.[1]

Historia

Siguiendo sus deseos como Director de Hogwarts en 1956, un retrato de Albus Dumbledore se pintó y colocó en el armario de los retratos del Director, donde el buen profesor lo visitaría en ocasiones para enseñarle a hablar y actuar como él mismo lo hacía. No obstante, siguiendo sus últimos deseos, el retrato fue ubicado colgado detrás de la silla del escritorio del Director, con su ocupante dormido. Este retrato no es una copia completamente precisa de Dumbledore, sino sólo lo que Hogwarts conoció de él durante los años.[2]

Durante el periodo de Severus Snape como Director del colegio, el retrato ayudó y aconsejó al supuesto mortífago para ayudar a Harry Potter y a sus amigos a destruir los Horrocruxes de Lord Voldemort, incluyendo en contarle a Snape que debía entregarles la Espada de Godric Gryffindor, que estaba a buen recaudo en un agujero detrás del retrato, aunque Severus no debía decirles el por qué de esto.[3]

Después de la muerte del Señor Tenebroso y la derrota y dispersión de sus fuerzas, Harry Potter y sus amigos se dirigieron al despacho del Director, y recibieron un caluroso aplauso de los otros Directores. Luego, Harry mantuvo una breve discusión con el retrato de Dumbledore sobre sus planes para la Varita de Saúco, y su decisión de dejar perdida el paradero de la Piedra de la Resurrección, con la aprobación del retrato.[4]

Cuando más tarde fuese colgado el retrato de Severus Snape, podría asumirse que el retrato de Dumbledore fue más tarde cambiado de posición para hacer espacio al retrato de Snape, dejándolo detrás del escritorio del Despacho del Director.

Varias décadas después, en 2020, y luego de que su hijo Albus Potter regresara del pasado y modificara el tiempo, Harry Potter volvió a conversar con el retrato de Dumbledore, quien observaba el estado del hijo de Harry en el Ala del Hospital de Hogwarts. Harry, que manifestó estar buscando a su ocupante desde hace tiempo sin encontrarle, le pidió consejo al retrato sobre cómo proteger a su hijo ante cierto peligro que el centauro Bane le ha vaticinado, ante lo cual el retrato le aconsejó que viera a Albus Severus tal cuál es en realidad, y no como Harry espera que sea, aunque también le recordó a Harry que ya no es más que "pintura y recuerdos", y que nunca había tenido un hijo. Posteriormente, y después de contarle sobre su breve discusión con el retrato de Dumbledore, la directora McGonagall le recordó a Harry que el verdadero Albus Dumbledore estaba muerto, y que su retrato era sólo un recuerdo de la persona real.[5]

Cuando Albus Potter y Scorpius Malfoy son secuestrados por Delphini y llevados al pasado, Harry Potter tuvo una fiera discusión con el retrato de Albus Dumbledore en la Oficina del Jefe de Seguridad Mágica del Ministerio de Magia, increpándole por no haber estado presente en los momentos cruciales de su pasado y abandonarle a su suerte, además de haberle aconsejado mal para actuar con su hijo. El retrato reconoció su culpabilidad, aduciendo haber estado cegado por el amor que sentía hacia Harry en querer protegerle; luego, le aconsejó que fuese sincero con sus sentimientos y su dolor ante sus seres queridos. Ante la súplica de Harry para que no se fuera, el retrato le recordó que aquellos que uno ama nunca nos abandonan y que "hay cosas que la muerte no puede tocar: las pinturas, los recuerdos... y el amor". Harry le expresó que también le quería, ante lo cual Dumbledore le contestó que ya lo sabía.[6]

Detrás de las escenas

  • El viaje virtual del Despacho del Director en el Disco 2 de la adaptación cinematográfica de Harry Potter y la Cámara Secreta revela dos retratos de Dumbledore (representado por Richard Harris) colgados en el despacho: uno colgado en la pared junto con los otros retratos, y otro en la sala de estar detrás del escritorio. Como Dumbledore seguía vivo en el momento de los eventos de Harry Potter y la cámara secreta, este hecho contradice el canon que establece que los retratos en el Despacho del Director sólo representan individuos falleidos. No obstante, puede asumirse que ninguno de estos retratos de Dumbledore son el retrato "oficial", que fue añadido después de la muerte de su propietario, y que ellos están en el despacho sólo como decoración (tal vez como una forma de simbolizar el uso del despacho por el propio Dumbledore).[7]

Apariciones

Notas y referencias


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.