FANDOM


«Tu madre murió para salvarte. Si hay algo que Voldemort no puede comprender, es el amor. Nunca se percató de que un amor tan poderoso como el que tu madre tuvo por tí es algo que deja marcas. No una cicatriz, ni algún otro signo visible... el haber sido amado tan profundamente, incluso aunque la persona que lo hizo se haya ido, brinda una protección que dura por siempre.»
Albus Dumbledore acerca del sacrificio protector.[fuente]

El Sacrificio Protector es un antiguo y poderoso contrahechizo de larga duración, que es provocado cuando una persona sacrifica su propia vida de una manera voluntaria, movida por el amor profundo y sincero para de esta manera proteger a una persona o a un grupo de personas.

Requisitos y efectos

«...Pero también sabía dónde era débil Voldemort. Y a raíz de esto tomé mi decisión. Tú debías ser protegido por una antigua magia que él conoce, que desprecia, y que, por lo tanto, siempre ha subestimado, en su contra. Estoy hablando, por supuesto, del hecho de que tu madre muriera para salvarte. Ella te dio una persistente protección que él nunca esperó, una protección que fluye por tus venas hasta este día.»
Albus Dumbledore acerca del sacrificio protector.[fuente]

El Sacrificio Protector puede ser construido a favor de una sola persona o de varias. En los casos en que se da a favor de una persona, la protección impide que el asesino de la persona que decidió sacrificarse pueda tocar a la persona por quien se dio la vida sin sentir un dolor insoportable, además de causar también que la maldición asesina efectuada contra la víctima protegida rebote contra su realizador. En los casos en que el Sacrificio Protector involucra a múltiples personas, la extensión y magnitud de la protección son desconocidas, pero parece ser que es menor que en los casos dados sobre una sola persona, de manera que los hechizos lanzados por el asesino a las personas protegidas por el sacrificio parecen simplemente desaparecer más rápidamente (es decir, tener una duración menos prolongada) en lugar de ser rebotados en contra de él, aunque se desconoce que es lo que sucede si se lanza la maldición asesina en contra de los protegidos. Esta diferencia en el nivel de protección puede ser claramente atribuida a si la persona que se sacrifica en verdad muere, ya que el único caso conocido de protección por sacrificio para una multiplicidad de personas es el de Harry Potter, quien consigue sobrevivir.

«...Fue amor, lo verán, cuando la dulce Lily Potter dio su vida por su único hijo le brindó una poderosa protección. No pude tocarlo. Fue magia antigua, debí saberlo, no entiendo como lo pude pasar por alto»
Lord Voldemort acerca del sacrificio de Lily Evans.[fuente]

A fin de que la protección pueda realizarse exitosamente, quien se sacrifica debe haber tenido la opción de vivir, pero voluntariamente escoger la muerte. Esto explica porque la muerte de James Potter no le brindó una protección a Lily y a Harry en 1981. Voldemort asesinó a James y nunca le dio una oportunidad de salvarse a sí mismo. Lily, en cambio, tuvo la oportunidad dada por Voldemort de hacerse a un  lado (oportunidad brindada gracias a la petición de Severus Snape de mantener con vida a la madre de Harry). La negativa de Lily a hacerse a un lado fue lo que causó su muerte y posteriormente la poderosa protección mágica de la que dotó a su único hijo.

La forma de sellar definitivamente el funcionamiento del Sacrificio Protector es principalmente a través de actos o declaraciones simbólicas, y bajo la condición de que ocurran ciertos eventos, los efectos pueden terminarse. Como el Sacrificio Protector funciona a través de la sangre, de haber muerto la persona que dio lugar a su instauración es necesario que otra persona emparentada por sangre con la persona en la que vive la sangre de quién se sacrificó, y a la que se trata de proteger con este sortilegio, acoja a está última persona; el Sacrificio Protector funciona aunque la persona haga esto último a regañadientes o de mala gana. Otro requisito consiste en que la persona protegida por el Sacrificio Protector pueda considerar "su hogar" al sitio en que viva (a través de otra persona) la sangre de quien se sacrificó para protegerla; aunque ambos factores tienen importancia para la vigencia de los efectos del Sacrificio Protector, este requisito hace referencia a que ambos vivan juntos en un mismo sitio, más que al hecho de que el beneficiado con el Sacrificio Protector perciba que es bienvenido en dicho lugar o que se dé ese mismo sentimiento en la persona que acoge al beneficiado; y se entiende cumplido mientras no se produzca un acto de abandono definitivo y permanente hacia la persona que haya acogido a quien es protegido por este sortilegio, por muchos sentimientos negativos que haya de por medio entre ambos. Como se mencionó antes, si ocurren determinados eventos, los efectos del Sacrificio Protector pueden terminarse. Cumplidos los requisitos antes descritos, los efectos del Sacrificio Protector no se ven afectados aunque entre quienes contribuyan a mantenerlo vigente existan palpables sentimientos de repudio, aversión u odio, o se den malos tratos entre ellos. No obstante, algunos hechos que pueden poner fin al Sacrificio Protector son: que la persona protegida por él decida rechazar para siempre a la persona que lo haya acogido o negarse terminantemente a vivir con dicha persona en un mismo sitio (generalmente, al mismo tiempo que se separa de su lado, como cuando se huye de su casa), o que sea la persona que lo haya acogido la que decida rechazar para siempre a la que está protegida por el Sacrificio Protector (normalmente esto se traduce en exigirle que se separe de ella, lo que suele ocurrir cuando la persona es echada de casa). En este segundo caso, lo determinante es que tanto el protegido por el Sacrificio Protector como la persona que hace posible el funcionamiento del sortilegio decidan dejar de vivir juntos o en un mismo sitio por el resto de sus vidas, pudiendo el lugar donde hasta entonces hayan vivido ser abandonado por cualquiera de ellos. Una tercera forma en que se puede poner término al Sacrificio Protector se da si el beneficiado por el mismo es menor de edad según la ley mágica al momento de consolidarse el sortilegio; en este caso, el Sacrificio Protector se termina automáticamente cuando el beneficiado por el mismo cumple los 17 años.

Otro poderoso efecto del Sacrificio Protector es que ata a la persona protegida a la vida mientras esa protección se mantenga en la sangre y corra por las venas de otra persona (quizá esta situación solo ocurra cuando la sangre de la persona protegida corra por las venas de su asesino) mientras ésta viva. Si la protección mantenida en la sangre se transfiere al asesino, entonces el asesino tendrá la posibilidad de superar algunos aspectos de la protección. Prueba de ello puede verse en la forma en que Voldemort fue capaz de tocar a Harry y de causarle daño con sus hechizos después de haber tomado su sangre para reconstruir su cuerpo.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.